Bruxismo, el arte del deterioro